15 marzo, 20202

¿Dónde va el plástico que consumimos?

Hay tanta basura en el planeta tierra sin gestionar que existe una isla hecha de plástico en medio del Pacífico. El Great Pacific Garbage Patch (GPGP), ubicado a medio camino entre Hawai y California, es la mayor zona de acumulación de plásticos oceánicos en la Tierra. Y aquí va el plástico que consumimos.

La isla hecha de plástico

Las dimensiones de esta isla son de 1,6 millones de kilómetros cuadrados o la suma de las superficies de España, Francia y Alemania. En ella se acumulan 1,8 billones de piezas de plástico, que pesan 80.000 toneladas métricas, el equivalente a 500 aviones Jumbo.

Bievenid@s a la isla donde va el plástico que consumimos.

¿Por qué ocurre esto? Puede ser que haya alguien que todavía no se haya dado cuenta, pero cada año, 2,41 millones de toneladas métricas de plástico se vierten al mar.

Así, mucho tienen que ver los gobiernos de los países más desarrollados con estos datos. Producimos tanta basura que el ritmo al que se produce hace que los gobiernos acaben tomando medidas de dudosa moral. Existe una economía de exportación e importación de residuos a nivel internacional que ahonda más en las desigualdades entre continentes.

Se venden parte de los desechos para tratarlos, reciclarlos a los países en vías de desarrollo, que se convierten en importadores de basura. La mayoría de estos países no cuenta con las infraestructuras necesarias para gestionar esos residuos de forma adecuada y al final se acaba contaminando de forma telemática otras zonas del planeta.

Plásticos por el mar

Un hombre buscando entre botellas usadas en un vertedero de Hanoi (The Star)

En España “se ponen en circulación cada día cerca de 50 millones de envases de bebidas, de los cuales 30 millones no se sabe a dónde van” explica Alba García, responsable de la campaña de plásticos de Greenpeace en una noticia digital de Público. Son estos productos con envase plástico de un sólo uso el principal problema. Por el efecto de las olas, gran parte de este material se descompone en microplásticos, que son ingeridos por los peces y aves marinas. 

Bievenid@s a otro lugar donde va el plástico que consumimos.

Pajita de plástico

Plásticos en nuestros platos

Al final esos plásticos acaban en la mesa de los consumidores de productos del mar cerrando un círculo vicioso de terror ecológico. Acabamos comiendo el plástico que tiramos. Siendo conscientes de lo que sucede con la gestión de residuos. ¿Cuándo van a darse cuenta las grandes corporaciones y los gobiernos de que están sembrando la semilla de graves problemas de salud pública?

Terriblemente, aquí también es donde va el plástico que consumimos.

Cadena trófica marina. Ilustración de Jay Rasgorshek

Plástico en el ecosistema

A nivel de ecosistema, estamos impactando en las especies que acaban ingiriendo estos plásticos como a tortugas y aves, causando obstrucciones intestinales y mermando sus ganas de comer, lo cual recorta su crecimiento y rendimiento reproductivo. Con el estómago lleno de plástico, algunas especies dejan de alimentarse y mueren.

Autopsia de un ave contaminada por piezas de plástico

Algunos de los químicos asociados al transporte hacia el mar de los plásticos pueden afectar al funcionamiento del hígado y a la fertilidad de los organismos marinos. Algunos compuestos para su fabricación como los ignifugantes pueden interferir en el desarrollo cerebral de fetos y niños; otros compuestos que se adhieren a los plásticos pueden causar cáncer o malformaciones congénitas.

Todavía no hay estudios en humanos porque el tamaño de las partículas de microplástico todavía no deja que se traspase la membrana celular, se acceda al torrente sanguíneo y haya una asimilación sistémica, pero ¿quién se va a ofrecer a ingerir plástico para comprobar sus consecuencias? Es evidente que lo que no es bueno para otros organismos puede afectarnos a nosotros también.

Es más que suficiente que los ecosistemas estén siendo modificados por nuestra forma de gestionar los residuos para dar un paso hacia el cambio más ecológico, pero además ¿vamos a esperarnos a ver cuáles son las consecuencias que ya vamos a sufrir inevitablemente en nuestra salud?

Hay que actuar como consumidores y exigir a los gobiernos y corporaciones que paren este modelo insostenible de contaminación sistemática y optar por alternativas enfocadas en la reutilización de todo lo que se produzca en lugar de reciclar y volver a transformar.

Además podemos realizar muchísimas más acciones para luchar en contra de la contaminación de medio. Puedes leer el artículo 15 Acciones para luchar contra el plástico.

2 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: